El S&P 500 finalizará el año en 1100 o por encima de ese nivel, asegura Thomas Lee, analista de JPMorgan, a pesar de que el aumento en los rendimientos de los bonos está haciendo que los inversores se pregunten si el nivel de 930 alcanzado el 8 de mayo fue el máximo de la racha alcista. Según Lee, el mercado está listo para subir ya que nos encontramos en las etapas tempranas de una recuperación global sincronizada, en la que EE.UU. está preparado para reanudar su crecimiento en unos pocos meses y el gasto de los consumidores aumentará modestamente luego de contraerse durante los meses recientes. Los flujos de fondos de los inversores se han vuelto positivos desde el 29 de abril, afirma, y comenzaron una racha de ingreso de varios años, lo que sería muy positivo para las acciones.