Los analistas de la firma de inversión estadounidense han revisado al alza su recomendación sobre las compañías europeas de telecomunicaciones, de 'neutral' a 'sobreponderar', y al mismo tiempo que recorta sus perspectivas sobre las empresas de metales y mineras, a 'neutral' desde 'sobreponderar'.