El fabricante estadounidense de componentes para automóviles Johnson Controls obtuvo un beneficio neto de 163 millones de dólares (115,6 millones de euros al cambio actual), en su tercer trimestre fiscal (abril-junio), lo que supone un retroceso del 63% en comparación con el mismo período del ejercicio precedente.