El primer ministro nipón, Yukio Hatoyama, reconoció hoy que el país no podrá mantener su disciplina fiscal y se verá obligado a aumentar su deuda en el año fiscal 2010, que comienza en abril, hasta alcanzar al menos los 44 billones de yenes (338.130 millones de euros).