La aerolínea japonesa Japan Airlines registró en el segundo trimestre del año --el primer trimestre de su ejercicio fiscal-- unas pérdidas netas de 4.200 millones de yenes (25,8 millones de euros), lo que supone una mejora del 84,2% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. Entre abril y junio, la compañía aérea redujo un 4,7% los costes, pasando de 554.000 millones de yenes (3.406 millones de euros) a 529.000 millones de yenes (3.252 millones de euros), y se centró en las rutas con altos beneficios y crecimientos, suspendiendo las menos rentables. Asimismo, la aerolínea remplazó los viejos aviones con nuevos de tamaño pequeño y mediano, mejorando así las niveles de competitividad.