El Gobierno irlandés podría anunciar un plan para comprar activos tóxicos y sanear los balances de los bancos del país. Otra de las medidas que podría acometer el Ejecutivo es una subida de los impuestos y recortar el gasto público en un intento por evitar ser el país de la Zona euro con el mayor déficit presupuestario. El ministro de Finanzas, Brian Lenihan, ha señalado que el país afronta un "grave crisis" con un déficit que podría alcanzar el 13% del PIB, cuatro veces más que el límite fijado por la UE.