Wall Street estaba ya exhausto de tanto subir por lo que ayer se dio por rendido y hoy los inversores parecen seguir en sus 15. La bolsa de Nueva York abre con pérdidas a la espera de que Ben Bernanke dé su esperado discurso y los brokers lean entre líneas de éste si merece la pena estar o salirse del mercado. Por lo pronto, el Dow Jones cede un 0,15% hasta los 10.953 puntos, el Nasdaq un 0,21% y el S&P 500 un 0,15%. En el mercado de divisas el dólar sigue sacando pecho frente a la moneda única. El euro se cotiza a 1,33 dólares, mientras que el barril de petróleo se compra a 86,16 dólares.
Ayer el principal índice la bolsa estadounidense, el Dow Jones de industriales, miraba de cerca los 11.000 puntos. A sólo 31 puntos se quedó de romper esta importante barrera que desde hace meses no culmina y, es que, las minutas de la Fed poco dijeron. Nada que no se esperara: se mantendrán los tipos de interés en el largo plazo y las medidas de liquidez tienen los días contados. Un corta y pega que sólo tiene de nuevo que se produce tras darse por concluido el FOMC. Es por ello que tanto se espera que Ben Bernanke ponga la guinda a este pastel. Sus palabras, su tono, su retórica, hasta su postura serán medidas al milímetro por los inversores que sacarán conclusiones entre los párrafos de un texto ya conocido.

Lo que sí ha quedado claro es que EE.UU. está saliendo de la crisis y ahora toca cortar por lo sano para que no se gangrene nada más. Es por ello que el Gobierno de Obama prepara un proyecto de ley para restringir el tipo de asunción de riesgo que dio lugar a la crisis en las hipotecas subprime y a la posterior crisis financiera global. Sin embargo, los inversores se apresuran a rascar ganancias de los valores financieros y los grandes bancos suben esta jornada. Goldman Sachs se alza un 1,14%, Bank of America un 1,62%, Citigroup un 0,23% y Wells Fargo un 0,36%.

Con respecto a los datos macro del día, hoy se ha conocido que las solicitudes de hipotecas cayeron un 11% en la semana pasada aunque, por mirar el lado bueno de las cosas, las solicitudes de préstamos hipotecarios para comprar viviendas sí crecieron, hasta un 0,2%.

Si bien no se animó la Fed a subir los tipos de interés en su última reunión y, previsiblemente tampoco lo haga el BCE mañana, el Banco de Japón, les sigue la corriente y mantiene el precio del dinero, actualmente en el 01%. En cambio, el las dudas y los temores vienen de su vecino, China, que podría seguir subiendo los tipos y amedrentando la situación económica internacional.

En el mercado de divisas, Grecia sigue parándole los pies al euro frente al resto de monedas. Su cotización contra al dólar cae a 1,33 dólares. El yen tampoco agradece la decisión del BoJ sobre los tipos y cede. El dólar se cambia ya a 93,96 yenes.

En el mercado de materias primas, el barril de petróleo ha registrado un alza cercana a los 7 dólares por barril, o un 8%, en las últimas siete sesiones. Hoy el contrato a mayo en la New York Mercantile Exchange descendía 0,53 dólares a 86,31 el barril a la espera de los datos finales de inventarios semanales que se prevé aumentaron en 1,3 millones de barriles en la semana del 2 de abril.