Algunos inversores de las emisiones de Nueva Rumasa hipotecaron sus viviendas para suscribir las emisiones de deuda de la compañía.

Según publica Efe, El letrado de "V Abogados", Santiago Viciano, que los inversores realizaron esta operación porque pensaban que el margen que ganaban entre la diferencia del tipo de interés que les aplicaba el banco por la hipoteca y el que les ofrecía Nueva Rumasa en sus suscripciones, en algunos casos del 12 %, era amplio y salían ganando.

Fuentes de la investigación cifran en 900 los inversores que han confiado sus depósitos a Nueva Rumasa, un número muy inferior a los 5.000 particulares que la familia Ruiz-Mateos afirma haber captado con sus distintas emisiones.