Las nuevas inversiones financiadas por el plan de estímulo de China podrían inundar los mercados internacionales y provocar un aumento de los conflictos comerciales, señaló la Cámara de Comercio de la Unión Europea en China, lo que refleja la mayor preocupación por los efectos colaterales de las iniciativas del Gobierno por apoyar el crecimiento. La Cámara de Comercio de la Unión Europea en China señaló en un informe publicado el jueves que la combinación de créditos fáciles y otros incentivos para que las empresas chinas crezcan ha dado como fruto la construcción de numerosas factorías en sectores como el acero, el aluminio, el cemento y los químicos. El incremento de la capacidad industrial --en un momento de fragilidad de la economía mundial-- podría reducir los márgenes de beneficios en todo el mundo y provocar reacciones de algunos países, apuntó el organismo.