El fabricante estadounidense de microprocesadores Intel Corp ha aceptado pagar 250 millones de dólares a la pequeña firma Transmeta para liquidar en forma amistosa una contienda jurídica y para poder emplear ciertas tecnologías que pertenecen a la segunda. La noticia ha disparado verticalmente la acción de Transmeta en la Bolsa de Nueva York, donde ayer subía el 237,80% a 14,12 dólares hacia las 19.10 GMT, mientras que la de Intel cedía 3,55% a 25,83 dólares. Con un volumen anual de negocios de 50 millones de dólares Transmeta es un pequeñísimo actor comparado con el gigante mundial Intel, cuyo volumen de negocios es casi mil veces mayor.