El mayor fabricante de microprocesadores del mundo, Intel, ha registrado un beneficio neto de 1.278 millones de dólares ó 22 centavos de dólar por acción durante el segundo trimestre, lo que supone un 44% más que en igual periodo de un año antes, gracias a nuevos procesadores y precios más competitivos. Además, Intel ha revisado al alza sus previsiones de ventas para el tercer trimestre hasta los 9.000-9.600 millones de dólares.
Intel se distancia de su principal rival, AMD y registra por primera vez en año y medio un incremento en sus ventas trimestrales del 8,4%, hasta los 8.680 millones de dólares Intel ha destacado que sus beneficios incluyen unos extraordinarios equivalentes a 3 centavos por acción. Al descontar esta cifra, el beneficio de la firma cumple con las proyecciones de los analistas de Wall Street encuestados por la firma especializada First Call, que calculaban que antes de beneficios y cargos extraordinarios la empresa ganaría 19 centavos. Las ventas superaron las expectativas de los analistas, que calculaban unos 8.500 millones de dólares de ingresos en el trimestre. Además, Intel mejoró sus perspectivas para el tercer trimestre, cuando espera que las ventas representen entre 9.000 y 9.600 millones de dólares, frente a las previsiones de los analistas de 9.300 millones de dólares. Los inversores de Intel ya auguraban unas cifras prometedoras y sus títulos cerraron, minutos antes de la presentación de estas cuentas, con una subida del 1,43% hasta los 26,33 dólares. En lo que llevamos de ejercicio Intel ha subido en bolsa cerca de un 30%.