Intel señaló que el mercado de ordenadores personales "tocó fondo" en el primer trimestre, sugiriendo que las condiciones podrían estar comenzando a mejorar para el golpeado sector tecnológico.  El fabricante de chips registró una caída de 55% en sus ganancias del período, pero logró superar las proyecciones pesimistas que presentó a mediados de enero. Los ejecutivos de Intel dijeron que la compañía se benefició de las medidas de recorte de costos así como una mejora de la demanda, con un fortalecimiento de las órdenes a lo largo del trimestre, especialmente por los chips usados en laptops para los consumidores.  "El trimestre fue mejor a lo esperado", dijo Stacy Smith, directora de finanzas de Intel, en una entrevista.