La inmobiliaria prevé ampliar su actividad de alquiler de oficinas a Londres, varias ciudades de Alemania y Holanda, según explicó hoy el consejero delegado de la inmobiliaria, Mariano Miguel, tras la junta de accionistas, la primera tras la fusión entre Inmocaral y Colonial. En la actualidad, Colonial alquila edificios de oficinas en Barcelona, Madrid y París. También opera en el sector de los centros comerciales y de la logística, ámbitos que prevé consolidar con la adquisición de Riofisa, operación pendiente de autorización de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La junta de Colonial aprobó por unanimidad una ampliación de capital por valor de 700 millones de euros para llevar a cabo la compra de Riofisa en 2007, así como una segunda por 11,26 millones para repartir entre sus socios una acción nueva por cada 15 antiguas.