El Banco de Inglaterra ha decidido rebajar el precio del dinero un cuarto de punto, al 5,50%, en un momento complejo ya que aumenta la inflación pero han caído con fuerza los precios de la vivienda, por tercer mes consecutivo, por lo que la economía se debilita. El mercado está muy expectante ya que en unos minutos será el BCE el que se pronuncie, aunque los analistas prevén que dejará los tipos inalterados en el 4% para aliviar los efectos de la crisis hipotecaria en EE UU pese a la presión por el alza de la inflación.