Infineon Technologies ha anunciado unas pérdidas netas de 280 millones de euros en el cuarto trimestre fiscal, más de siete veces superior a los 36 millones que perdió en el mismo periodo del ejercicio anterior. El motivo: los flojos resultados que su filial Qimonda AG publicó la semana pasada. Los analistas esperaban que el grupo de semiconductores alemán registrase de media una pérdida de 164 millones. Las ventas de Infineon han bajado de 2.290 a 1.838 millones de euros, también por debajo del consenso de los expertos, que estaba en 1.925 millones.