La compañía tecnológica Indra incrementó su beneficio neto un 7% en 2009, hasta los 196 millones de euros, informó hoy la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).Las ventas de la firma presidida por Javier Monzón se situaron en 2.513 millones de euros, lo que supone un incremento del 6% con respecto a las alcanzadas en 2008, cumpliendo sus estimaciones de incrementar sus ingresos entre un 5% y un 7%, mientras que su cartera de pedidos aumentó un 6%, hasta los 2.579 millones de euros.
El resultado neto de explotación (Ebit) ascendió a 285,4 millones de euros, un 6% más que en 2008, con un margen operativo del 11,4%, en línea con el obtenido el año anterior y cumple el objetivo de alcanzar un margen de Ebit de entre el 11,3% y el 11,5%.

En cuanto a su situación financiera, la empresa tecnológica señaló que ha mantenido una "solidez en el balance", cerrando el año con una deuda neta de 135 millones de euros --0,4 veces el beneficio bruto de explotación (Ebitda)-- un 10% menos que en 2008.

Por segmentos, la línea de Servicios creció un 9% y la de Soluciones se incrementó en un 4%, mientras que por mercados verticales, el de Transporte y Tráfico creció un 15%, seguido del de Telecom y Media (+11%), los Servicios Financieros (+7%), las administraciones públicas y Sanidad (+5%), la Energía e Industria (+2%), y, por último, de un comportamiento plano en Seguridad y Defensa.

En sus estados financieros la compañía indicó que su plantilla media se situó en 2009 en los 25.256 empleados, un 3,4% más que la media de cierre del ejercicio precedente, mientras que su plantilla total creció un 6% hasta los 26.175 empleados, debido al incremento en Latinoamérica y en el Magreb. En España la plantilla creció un 1% en el periodo.

OBJETIVOS 2010

La firma subrayó que, a pesar de la "debilidad" del contexto macroeconómico y sectorial, ha sido capaz de cumplir los "exigentes objetivos" y recordó sus objetivos para 2010 anunciados el pasado mes de enero con un crecimiento de ventas de entre el 2% y el 4% y un incremento de la contratación de más del 5%, por encima de las ventas del ejercicio.

En cuanto al margen del beneficio neto de explotación (Ebit), Indra espera cerrar el ejercicio 2010, sin tener en cuenta costes recurrentes por valor de entre 10 y 11 millones que la firma efectuará para mejorar su "competitividad", en torno al 11,4%, en línea con los dos últimos ejercicios.

Por último, la compañía señaló que prevé seguir aplicando en el presente ejercicio la política de dividendos de los últimos ejercicios con un 'pay out' de entre el 50 y el 60%. En este sentido, Indra puntualizó que "considera esencial" preservar su "sólida" posición financiera y de balance para poder reforzar su posición competitiva.