La empresa tecnológica Indra ha iniciado la implantación de los sistemas de control de tráfico y peaje para la gestión de tres autopistas en la provincia de Shanxi (China) con un presupuesto de 4 millones de euros y un plazo de realización de un año.
El proyecto consiste en el suministro, instalación y puesta en marcha de los sistemas de control de tráfico, comunicaciones y peaje de las autopistas y cuenta con un plazo de ejecución de 12 meses, más un año de garantía.