Contra viento y marea, la cotización de Inditex se acerca a los máximos históricos vistos en diciembre del año pasado. La fortaleza de la textil ha soportado las bofetadas que le llegaban desde los datos de consumo o las presiones sobre materias primas, gracias a un modelo de negocio único y bien diversificado.
A pesar del viento de proa que desde hace ya tiempo azota la economía mundial, con el sector del consumo en constante revisión y las materias primas en precios desorbitados, Inditex sigue paso firme hacia los máximos históricos que en diciembre de 2010 le llevaron a probar las mieles de los 63,62 euros a precios de cierre.
 
Y es que según coinciden todos los analistas consultados por Estrategias de Inversión, los fundamentales de la empresa son de lo más completo que podemos encontrar en el panorama económico mundial. “Tiene un modelo de negocio peculiar que le ha permitido seguir creciendo mientras otras compañías del sector se quedaban por el camino”, señala Antonio Castelo, analista de Interdín.
 
“No tiene casi endeudamiento”, señala, “tiene caja por valor de casi 4.000 millones de euros; no le hace falta financiar las nuevas aperturas, ¡simplemente compra el local!”.
 
La compañía caza el foque frente a los problemas de consumo y tira de diversificación para lidiar con los indicadores que señalan una caída en este dato. Y es que es este  uno de los puntos fuertes de la empresa dirigida por Amancio Ortega, una omnipresencia casi absoluta en todos los mercados del globo.
 
Entre estos mercados,  Javier Flores, analista de Dracon Partners EAFI, destaca la importancia capital que van a tener India y China, "mientras que en España las ventas se van a mantener estables”. Ese crecimiento en emergentes se antoja también como una de las claves que permiten a la española ganarle el barlovento a sus competidoras.
 
La conquista de nuevas fronteras aún no ha terminado. A la ya comentada presencia hay que añadir 500 nuevas aperturas que se enmarcan en su plan de expansión de 2011, incluyendo algunas incorporaciones de renombre como la que pretende hacer en Londres con un espacio total de más de 4.000 metros cuadrados en pleno Oxford Street.
 
Pero la compañía navega en un mar de fondo movido también por el alza en el precio de las materias primas, en concreto del algodón. Como señala Miguel Ángel Rodríguez, analista asociado a X-Trade Brokers, los problemas climatológicos han afectado de manera directa al precio de este elemento.
 
Sin embargo detrás de las alzas de las materias primas no está tan sólo un problema de oferta y demanda. Y es que las commodities se han convertido en meros productos financieros con los que especular, “ha pasado con el algodón y ha pasado con el petróleo… en general con todas las materias primas” señala Rodríguez.
 
En su presentación de resultados el pasado 19 de mayo, la inglesa GAP, ya mencionó el problema que el alza de los precios de las materias primas iba a suponer en sus cuentas de resultados si la tónica se mantenía.   
 
Pero no es el único contratiempo que encuentra Inditex. A pesar de que muchas de las casas de análisis siguen recomendando tomar posiciones en el valor, como es el caso de UBS que ayer mismo elevaba su precio objetivo hasta los 70 euros, lo cierto es que la compañía se encuentra ya cerca de máximos.
 
“Ese es uno de los problemas a corto plazo que plantea la compañía”, señala Covadonga Fernández analista de Selfbank, “le queda poco recorrido”. Y es que los máximos históricos se ven cada vez más cerca.
 
 GRÁFICO INDITEX

 
En este sentido Flores asegura que Inditex, por su política de dividendos, que ha ampliado hasta en un 33% y por el aspecto técnico, es un valor seguro para los inversores que “quieren estar en una compañía rentable, en crecimiento y bien gestionada sin necesidad de estar pendiente de los movimientos diarios del mercado.”
 
Debenhams, la alternativa
 
Entre las comparables europeas Covadonga Fernández señala la inglesa Debenhams como una posible alternativa a aquellos inversores que quieran sacar partido directo a una inversión un poco más atrevida.
 
Por el plano técnico, Ignacio Albizuri, director de análisis de DeltaStock, señala que la compañía está saliendo de un rabioso lateral que mantiene desde hace dos años. “El potencial alcista es bastante notable,” apunta.
 
El primer nivel de ruido “lo situamos en 94 libras dado que, en el caso de que se forme allí una zona de control nos puede hacer pensar que el precio alcanzará el primer objetivo situado en 104.79 libras.” Si se alcanza dicho nivel tendremos a la vista un objetivo a largo plazo “bastante más arriba pero si se han dado las circunstancias no será tan descabellado. Dicho nivel a largo plazo lo situamos en 124.24 libras.”

Eso sí, Albizuri advierte de que debemos operar sólo con confirmaciones de precio y tener mucho cuidado con el nivel de los 94 libras.