El selectivo nacional está demostrando que sobre él pesan más las palabras desde Bruselas que la base técnica de cualquier cotización. El Banco Central Europeo provocó este jueves la segunda mayor caída del Ibex 35 en lo que va de año, un 5%, debido a la decepción provocada por el discurso de Mario Dragui tras la reunión mensual del organismo. ¿El soporte? En principio, los 6.000 marcan suelo, pero todo sea que se vaya al mínimo marcado la semana pasada. Los expertos aseguran que caídas de este calado siempre vienen seguidas de una segunda onda a la baja.

Llamar por teléfono ayer a los analistas era un auténtico reto para no intentar caer –ni escribir- sus palabras. ¿Por qué hablará Mario Dragui para no decir nada?, clamaban algunos de ellos. ‘Él’, en referencia al máximo exponente del BCE, sabía que su decepcionante discurso provocaría ‘este tipo de caídas en las bolsas’. De la misma manera que unas palabras a la inversa, simplemente dibujando un escenario algo más prometedor, hubieran llevado al selectivo ‘a ganancias del 3%’, según dice Roberto Moro, de Apta Negocios.

IBEX 35 (JUEVES, 02/08)


‘Es impresionante que sean incapaces de tener al mercado calmado’, afirman los analistas. Lo cierto es que el Ibex 35 ha trabajado –al alza- para nada. En los últimos cinco días ha perdido un 0,23% en la tónica del viernes y lejos aún del mínimo de los 5.900 puntos marcados hace justo cinco días.

Pero el mercado se esperaba algo más. Afirman desde Serenity Markets que lo mínimo exigible a Frankfurt eran dos puntos: compra de bonos soberanos de países como España e Italia y alguna pista sobre el proceso de ‘bancarización’ del MEDE para insuflar algo de aire a los mercados. “Que el BCE no puede sustituir a los gobiernos ya se sabía”, afirma Moro, “simplemente con que dijera que estaban estudiándolo…el mercado habría subido”. Pero la solución ha sido la contraria.

La ‘X’ dibujada con el gráfico que muestra el spread de deuda ha vuelto a dibujarse con la prima de riesgo al borde los 600 puntos básicos, un repunte del 10% en el día, y el bono español a diez años rozando el 7,20% de rentabilidad exigida.


SPREAD 10 AÑOS ESPAÑA (FUENTE: BLOOMBERG)


“Hoy se espera un plato fuerte. Mario Draghi tenía dos opciones: plantear un plan concreto con medidas concretas de estímulo para el mercado u otras dos medidas: compra de bonos de países con problemas, un anuncio de compra de bonos ilimitada, y otra…la posible rebaja de tipos de interés. No ha concretado ninguna de las dos y las ventas no se han hecho esperar”, asegura Miguel Méndez, director de Big Deal Capital.


¿Algo ha cambiado en el aspecto técnico?
Todo sigue igual en el empeño del Ibex de dar bandazos, aunque el futuro a corto plazo del selectivo es el de la tendencia a la baja. “Con las caídas de hoy lo más probable es que se acentúen en las próximas jornadas. Lo más peligroso en el caso del Ibex es acercarse a los 5.900 mínimos de la semana pasada”, afirma Moro.

Y no sería de extrañar teniendo en cuenta que los inversores huyen como de la pólvora cada vez que ven que la cosa se caldea y eso en España es más que probable no sólo por 38º de la calle. “Los inversores deshacen posiciones ante el temor de volatilidad”, afirma Moro.

En esta línea, Méndez se refiere a “próximos descensos” lógicos con una “volatilidad del mercado con rango de 500 puntos”. “Caso aparte”, recuerda el experto, “es Wall Street” donde se mantiene la “predisposición alcista”. La próxima “zona de resistencia a testear son los 13.000 puntos y hay que estar fuera de renta variable europea hasta que el BCE y el Bundesbank tomen alguna decisión tanto política como económica.” Eso, según Draghi, se verá “en las próximas semanas”.