Iberostar Hoteles & Resorts cerró el año 2009 con unos ingresos de 810 millones de euros, lo que supuso un descenso del 3,1% respecto al ejercicio anterior, en el que facturó un total de 836 millones de euros, según informó hoy la compañía en un comunicado. Durante el año pasado, Iberostar incorporó nueve establecimientos, completando así un portafolio de 104 hoteles y 22.000 empleados en todo el mundo. El objetivo de la cadena hotelera para este año es renovar su cartera de hoteles, para lo que prevé una inversión de 50 millones de euros, así como continuar con sus planes de expansión internacional. Además, durante el primer trimestre de 2010 la empresa turística comenzará a comercializar en México las unidades residenciales (villas y apartamentos) de Iberostate, la división inmobiliaria del grupo, que ya puso en marcha a finales de 2009 sus proyectos de Brasil y República Dominicana.