Iberdrola repunta un 1,17 por ciento y se coloca a 40,64 euros, después de que Credit Suisse haya elevado su precio objetivo de 32 a 42 euros. La entidad considera que los fundamentales de la compañía justifican ese ajuste, más allá de los movimientos especulativos que han llevado la acción a superar los 45 euros el pasado mes de junio.