Iberdrola centrará sus esfuerzos en 2010 en incrementar los ingresos, disminuir los gastos, mantener la solidez del balance, gestionar la regulación e "invertir eficientemente en el crecimiento futuro", anunció hoy el presidente de la compañía, Ignacio Sánchez Galán, en un mensaje dirigido a los 33.000 empleados del grupo. Estos objetivos se aplicarán sin incrementar la deuda y con vistas a lograr un retorno adecuado de las inversiones, indicó Sánchez Galán, después de calificar de "desigual" la recuperación económica en todo el mundo a partir de 2010.