Iberdrola Renovables, filial de energías limpias del grupo Iberdrola, ha aprobado un plan estratégico con unas inversiones de 18.800 millones de euros entre 2008 y 2012, que le permitirán alcanzar un beneficio neto de unos 1.000 millones en el último año del periodo. La mitad de la inversión se hará en Estados Unidos, el 23 por ciento en España y el resto en los demás países en los que opera, informó hoy la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La estrategia diseñada para los próximos cinco años, que fue aprobada ayer por el Consejo de Administración, se vuelca en el desarrollo de parques eólicos, por su elevada competitividad, sin descuidar el resto de tecnologías renovables y entra también en el negocio de almacenamientos de gas natural, donde invertirá 800 millones.
Iberdrola está presente en este negocio gracias a la adquisición de Scottish Power y sus almacenamientos de gas en EEUU, que sumarán una capacidad de 5,4 bcm (miles de millones de metros cúbicos) en 2012 frente a los 3,4 bcm actuales, y quiere aprovechar las sinergias financieras existentes entre ambos negocios. En eólica, tiene garantizados emplazamientos para siete años y el suministro de aerogeneradores para los próximos cinco ejercicios, con contratos que suman 10.000 MW (megavatios) con diferentes fabricantes. En minihidráulica incrementará su capacidad instalada desde los 350 MW actuales a 450 MW, en solar termoeléctrica construirá cinco plantas con 250 MW de potencia y en biomasa pondrá en marcha tres centrales con 50 MW. Adicionalmente, desarrollará proyectos de energía eólica marina, energía de las olas y solar fotovoltaica. El cumplimiento de las inversiones permitirá a la compañía alcanzar un resultado bruto de explotación (Ebitda) en 2010 de 2.400 millones, cuatro veces por encima del obtenido el año pasado, y un beneficio neto de 800 millones, lo que supone multiplicar por siete el de 2007. En 2012 el Ebitda y el resultado neto ascenderán a 3.400 y 1.000 millones, respectivamente. Dos tercios del Ebitda procederán de los negocios que la eléctrica tiene fuera de España. Todo ello sin menoscabar la posición financiera de la compañía, que mantendrá su apalancamiento financiero (relación entre deuda y fondos propios) por debajo del 50%, y con un progresivo incremento del pay-out (porcentaje del beneficio destinado a retribuir a los accionistas) desde el 25% hasta alcanzar el 50% en 2012. En ese año, Iberdrola Renovables tendrá una potencia de 18.000 MW y generará 42.300 gigavatios hora (GWh). Por otro lado, la empresa ha presentado sus previsiones de resultados del primer semestre del año y del conjunto del ejercicio. Entre enero y junio la compañía logrará un beneficio neto de 170 millones y obtendrá un Ebitda de 570 millones, cifras que ascenderán a 400 y 1.300 millones, respectivamente, en diciembre. Los resultados del conjunto del ejercicio suponen duplicar el Ebitda obtenido en 2007 y multiplicar por 3,5 el resultado neto.