Iberdrola Renovables ha iniciado la construcción en Hungría de los parques eólicos de Scott y Csoma I, con una potencia total de 74 megavatios (MW), que le permitirán convertirse en el primer operador eólico del país. En un comunicado, la compañía explica que el parque de Scott cuenta con una potencia de 36 MW, mientras que el de Csoma I desarrollará otros 38 MW. Ambas instalaciones se ubican en el Norte del país, en la comarca de Komárom-Esztergom Megye, junto a la ciudad de Komárom, y han sido construidas con aerogeneradores de Gamesa del modelo G90, de 2 MW de potencia. Estos parques elevarán a 124 MW la potencia de la filial de renovables de Iberdrola en Hungría. Esta potencia equivale al consumo eléctrico de cerca de 80.000 hogares y evita la emisión a la atmósfera de casi 200.000 toneladas de CO2.