Iberdrola pagará mañana a sus accionistas un dividendo bruto de 0,025 euros por acción, tal y como anunció el presidente de la empresa, Ignacio Sánchez Galán, el pasado 10 de junio. De este modo, el pay-out o porcentaje del beneficio que se destina a dividendo de Iberdrola se sitúa en el 27 por ciento. Para hacer frente a este pago, la sociedad deberá desembolsar 131,3 millones de euros, que se repartirán entre los 5.252 millones de euros que componen su capital social. Una vez descontada la retención del 18 por ciento con la que Hacienda grava este tipo de retribución al accionista, el importe neto del dividendo será de 0,021 por ciento.