El Gobierno escocés ha autorizado un proyecto de la filial de la Iberdrola ScottishPower para construir en las islas Orkney la mayor central de producción eléctrica del mundo mediante energía de las olas, proyecto que necesitará una inversión de 14 millones, informó hoy la eléctrica en Madrid. La planta estará compuesta por cuatro generadores flotantes denominados serpientes marinas, de 160 metros de longitud, con una potencia conjunta de 3 megavatios (MW), que aprovechan el movimiento de las olas marinas para generar electricidad. La construcción de la central comenzará en 2008 y su puesta en marcha se hará al año siguiente. La producción de esta planta, que se ubicará en la costa norte de Escocia, permitirá el suministro a más de 2.000 hogares.