Iberdrola obtuvo un beneficio neto de 458,2 millones de euros en el primer trimestre, lo que supone un incremento del 13,6%, en línea con las expectativas de crecimiento a doble dígito previstas para el conjunto del ejercicio 2007, informó hoy la eléctrica.
Entre enero y marzo, la cifra de ventas se redujo un 8,7%, hasta los 2.716,6 millones de euros, frente a los 2.978,4 millones obtenidos en el primer trimestre de 2006. El beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en 1.087,1 millones, lo que supone un incremento del 2,9% respecto a la cifra obtenida en el primer trimestre de 2006