Iberdrola ha elegido al banco de negocios estadounidense Morgan Stanley para colocar en Bolsa el 20% de Iberenova, su filial de energías renovables, operación por lo que podría ingresar 4.000 millones de euros, informaron hoy fuentes de la compañía.
La operación, aprobada ayer por el Consejo de Administración de la eléctrica, se materializará en el último trimestre de este año mediante una ampliación de capital que se colocará en Bolsa a través de una oferta pública de suscripción (OPS). Según los primeros cálculos de los analistas, el valor de Iberenova podría alcanzar 20.000 millones de euros, con lo que la colocación en Bolsa reportaría a la compañía unos 4.000 millones. Los bancos de negocios que han emitido ya sus informes (Citigroup, BBVA, Dresdner, Chevreux, Goldman Sachs y Fortis) sitúan el valor de la filial de renovables entre 17.000 y 20.000 millones. Iberdrola prevé destinar esta suma a acelerar su crecimiento en el área de las energías renovables, en la que ya es líder mundial, sin afectar a su solidez financiera. Como paso previo a la salida a Bolsa, la compañía reorganizará el área de negocio de renovables para incorporar todas las sociedades de Iberdrola y de Scottish Power relacionadas con esta actividad. Con esta operación, Iberenova obtendrá los fondos necesarios para potenciar su crecimiento sin afectar a la solidez financiera de Iberdrola, uno de los pilares de su estrategia. Además, la salida a Bolsa permitirá que Iberenova gane visibilidad en los mercados. En la actualidad, tras la fusión con Scottish Power, Iberdrola cuenta con una potencia renovable de 6.562 megavatios. A los más de 4.500 megavatios que la eléctrica española tenía al cierre del primer trimestre, se han sumado en abril los más de 2.000 megavatios que aportan el grupo escocés y su filial estadounidense PPM.