Iberdrola ejecutará este lunes un "split" (desdoblamiento) de sus acciones, en la proporción de cuatro nuevas por cada una antigua, con el objetivo de aumentar la liquidez de la eléctrica y favorecer la ejecución de los programas de fidelización destinados a inversores. La Junta de Accionistas de la compañía aprobó el pasado 29 de marzo hacer el "split" de los títulos, cuyo valor nominal pasará de los 3 euros actuales a 0,75 euros.
El capital social de la eléctrica, que asciende a 3.745,3 millones de euros, se mantendrá sin cambios, aunque pasará a estar representado por 4.993,7 millones de acciones, frente a los 1.248,4 millones de títulos actuales. Con la ejecución del desdoblamiento, se procederá a la exclusión técnica de Bolsa de las acciones actuales y a la puesta en circulación de las nuevas. Tendrán derecho a recibir los nuevos títulos quienes fueran accionistas de Iberdrola al cierre de la sesión del pasado viernes. Modificación de los Estatutia Para ejecutar esta operación, que no tiene coste alguno para las accionistas, la compañía ha tenido que modificar el artículo 5 de sus Estatutos, sobre el capital social de la empresa, cuyo cambio entrará en vigor también mañana. La eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán explicó el pasado 25 de septiembre, cuando el Consejo de Administración fijó la fecha definitiva para la ejecución del "split", que este tipo de operaciones es habitual entre los grandes valores del Ibex-35 desde hace algunos años. La eléctrica señaló que esta actuación es "coherente" con el incremento del tamaño de la empresa, que desde 2000 ha multiplicado por cuatro su capitalización bursátil. Los objetivos principales de Iberdrola son ofrecer una mayor liquidez y favorecer la ejecución de los programas de fidelización destinados a inversores, como, por ejemplo, el Plan de Reinversión de Dividendos puesto en marcha en 2006.