Iberdrola rompe su alianza estratégica con la irlandesa Petroceltic, compañía con la que iba a desarrollar un proyecto de exploración de gas natural en Argelia, según ha confirmado la CNMV. Una ruptura que da un respiro de cerca de 40 millones de euros a Iberdrola en el corto plazo. No obstante, es en este periodo cuando, como aseguran los expertos, su cotización no invita a tomar posiciones en el valor.
La eléctrica Iberdrola ha anunciado la venta del 15,68% de Petroceltic International por 39,18 millones de euros así como la devolución del pago inicial de 5,10 millones de euros por una opción de compra que tenía para adquirir el 49% del activo argelino Isarene, según confirma la CNMV. Esta operación, que se enmarca en su objetivo de desinvertir en activos no estratégicos, supondrá para Iberdrola unos ingresos netos de 43,89 millones de euros.

Una operación que a corto plazo supone un respiro para Iberdrola gracias a los ingresos que obtendrá por la venta de la participación pero que presenta un lado negativo. Petroceltic era el único activo que poseía Iberdrola en el sector de la exploración y producción de hidrocarburos, por lo que la eléctrica española pierde la oportunidad de hacerse con la propiedad de reservas de gas con las que podría suministrar sus propias centrales eléctricas y a los clientes en España durante al menos dos años pues la opción que tenía de compra albergaba el equivalente a 430 millones de barriles de petróleo.

En bolsa

Las utilities no lo han hecho bien durante el 2009 y los expertos lo vuelven a recordar. Así lo ha hecho Jorge del Canto, analista independiente, quien, desde el punto de vista técnico, destaca que Iberdrola “tuvo una caída de precios durante más de un año cuando cayó desde los 10,82 euros hasta los 4,13 euros siendo los 6,70 euros la referencia del 38,2% de la recuperación de esa fase”. Un nivel, señala este experto, “donde se ha estrellado coincidente con el objetivo en un segundo impulso alcista”.

Del Canto destaca de Iberdrola un primer impulso que se sitúa “desde los 4,13 euros hasta los 5,85 euros donde entra en fase lateral y, tras una pequeña reacción, viene el segundo impulso que, pese a que se ha quedado algo contraído, podría ir a testear los 6,84 euros”. Un nivel que, como asegura este experto, es probable que alcance aunque las oportunidades de operar ya con ello son muy limitadas ¿el motivo? El poco margen que queda de subida a corto plazo. No obstante, este analista no descarta que a medio-largo plazo y “si los títulos de Iberdrola alcanzan los 6,84 euros, tuviera una fase de retroceso o una fase lateral que rompiera al alza se podría pensar en compras tanto en la zona de 7,5 euros como en los 8,25 euros”.