La filial británica de Iberdrola, Scottish Power, ha completado la renovación de su parque de contadores de luz con la instalación de 300.000 nuevos aparatos, en la que ha invertido 50 millones de libras (57 millones de euros). En un comunicado, la empresa escocesa dice haberse convertido en la primera compañía eléctrica de Reino Unido en completar un programa de sustitución de contadores, después de haber realizado cerca de un millón de visitas a domicilios de las ciudades de Glasgow, Edimburgo y Liverpool. El programa de sustitución ha durado dos años y los nuevos contadores ofrecen, entre otras ventajas, la de poder leerse a distancia, sin necesidad de lecturas presenciales.