Iberdrola alcanzó una producción de electricidad de 142.776 millones de kilovatios hora (kWh) durante 2009, un 1,1% más que en el ejercicio 2008, tras una caída del 3,4% en España, según los datos provisionales difundidos hoy por la eléctrica.

La compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán achacó el aumento de la producción al proceso de expansión internacional y a la mayor aportación de las tecnologías limpias de generación, en línea con su actual estrategia. Las centrales eléctricas ubicadas en el extranjero aportaron más del 50% de toda la energía producida en el periodo.

En concreto, la generación internacional de Iberdrola a lo largo del pasado ejercicio ascendió a 77.460 millones de kWh, el 54,3% del total: 38.160 millones en Latinoamérica (+2,5%); 26.264 millones en Reino Unido (-1%); 11.249 millones en Estados Unidos (+680,7%) y otros 1.787 millones de kWh en el resto del mundo (+35,3%).

En España, la producción entre enero y diciembre alcanzó los 65.316 millones de kWh (-3,4%), con una aportación destacada de las energías renovables (+12,9%) y de la gran hidráulica (+5,4%), a la que aquéllas ya han superado en el periodo.

Las centrales nucleares produjeron 22.830 millones de kWh y los ciclos combinados de gas, 18.122 millones de kWh, con un descenso en ambos casos del 7,8%.

Los ciclos combinados de Iberdrola en el mundo generaron 66.827 millones de kWh en 2009, cifra que supone una ligera caída del 1,4% respecto al año anterior y con la que esta tecnología mantiene el peso en el balance de producción del grupo por encima del 45%.

Por su parte, las instalaciones de energía renovable aportaron 21.490 millones de kWh (+26,4%) y su peso ya supera el 15% del total.

Asimismo, la electricidad generada por las plantas nucleares de Iberdrola ascendió a 22.830 millones de kWh (el 16% de toda la producción); la de las térmicas a 13.237 millones de kWh (el 9,3%); la de las centrales hidráulicas a 11.970 millones de kWh (el 8,4% del total) y la de las plantas de cogeneración a 6.390 millones de kWh (el 4,5%). El fuel-oil, con 34 millones de kWh (-68,7%) desapareció prácticamente del balance de generación del grupo.

Las emisiones a la atmósfera en 2009 se situaron en 282 gramos de CO2 por kWh a nivel de grupo, un 2,4% menos que durante el ejercicio anterior, y en España descendieron un 6%, al caer de 170 a 160 gramos de CO2 por kWh.

Iberdrola siguió diversificando y ampliando su parque de generación en todo el mundo durante 2009, hasta alcanzar una capacidad instalada de 43.667 megavatios (MW), frente a los 43.327 MW con los que contaba al cierre de 2008.

Por tecnologías, los ciclos representan un 30,2% de la potencia total; la hidráulica el 22,5%; las renovables el 24,6%; la térmica el 10,7%; la nuclear el 7,7%; el fuel-oil el 1,6% y la cogeneración el 2,7%.