EEUU es el mercado más propicio para la expansión del negocio de Iberdrola porque concentra las mejores oportunidades de crecimiento e “Iberdrola y Scotitish Power continuarán su expansión global donde cuentan con presencia y oportunidades relevantes con el objetivo de construir un eje atlántico”, según Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.
El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, apunta a EEUU como "una de las oportunidades de crecimiento más importantes" para el grupo que preside. En su intervención en la denominada Cumbre de Líderes Energéticos, organizada por el "Financial Times" en Londres, Galán ha subrayado que, tras culminar con éxito la operación con la eléctrica escocesa Scottish Power, el grupo "continuará su expansión global donde cuenta con presencia y oportunidades de negocio más relevantes, con el objetivo de construir un eje atlántico". Galán ha reiterado que la energía será un recurso cada vez más escaso y raro, por lo que la política europea "debe de encaminarse a garantizar el abastecimiento necesario para asegurar un crecimiento económico sostenido y sostenible". El presidente de Iberdrola propuso que la Comisión Europea nombre a los reguladores en los países donde las empresas energéticas sean propiedad del Estado, con el fin de asegurar su independencia. Asimismo, Galán indicó que "continuará centrado en los negocios de generación y distribución en México y Brasil" y afirmó que en Europa "aprovechará su posición de operador de referencia, utilizando los mercados español y británico como plataformas para la expansión futura para otros países". Durante su intervención, Galán puso como ejemplo el crecimiento de Iberdrola en los últimos años en el sector eólico europeo, que le ha permitido convertirse en una compañía líder en países como Grecia, Portugal, Italia, Francia, Polonia, Alemania o Hungría. El máximo ejecutivo de Iberdrola explicó que detrás de la integración con la compañía Scottish Power, cerrada el pasado 23 de abril, subyace "un tremendo compromiso con la seguridad de suministro, la protección medioambiental y la liberalización de la Unión Europea". De cara a los futuros retos energéticos, Galán puso de manifiesto la importancia del nuevo grupo, que ya figura entre los tres conglomerados más grandes de Europa, con un valor de empresa de alrededor de 80.000 millones de euros, opera en más de treinta países y cuenta con veintidós millones de clientes. El presidente de Iberdrola resaltó la importancia de "incrementar la eficacia energética, máxime teniendo en cuenta el objetivo de la Unión Europea de reducir el consumo energético en un veinte% para 2020". Además, Galán aplaudió el liderazgo europeo en la reducción de emisiones de los gases que provocan el llamado efecto invernadero, tras asumir los objetivos del Protocolo de Kioto y fijar otros más ambiciosos para el año 2020. Por otro lado, el presidente de Iberdrola dijo que "Europa está aún lejos de contar con un mercado único de la energía", debido a las barreras de entrada, muchas veces provocadas por la presencia estatal en el capital de numerosas compañías del sector, falta de interconexiones suficientes o sistemas de remuneración dispares, con diferencias en el precio pagado por los consumidores finales de hasta el ochenta%.