El 'holding' resultante de la fusión Iberia-British, IAG; registró en 2010 unos beneficios después de impuestos pro-forma de 100 millones de euros, según informó este jueves la compañía en un comunicado.
El grupo aéreo alcanzó un beneficio antes de impuestos de 84 millones de euros frente a pérdidas brutas de 1.158 millones de euros en el mismo periodo del ejercicio precedente.

La cifra de negocio conjunta alcanzó los 14.798 millones de euros, lo que representa una mejora del 10% con respecto al año precedente, cuando facturó 12.456 millones de euros.