El gigante nipón de la electrónica y maquinaria, Hitachi, registró en el año fiscal 2008, que concluyó el 31 de marzo, una pérdida neta de 787.337 millones de yenes (5.949 millones de euros), la mayor de su historia. Con los nuevos resultados divulgados hoy por la compañía, Hitachi suma ya tres ejercicios consecutivos de pérdida neta y espera nuevos números rojos para el actual año fiscal, tras registrar en 2007 unas pérdidas de 439 millones de euros. El fabricante japonés se vio duramente golpeado por la caída global de la demanda, lo que le ha obligado a actualizar a la baja las previsiones de pérdidas, que se han convertido en una de las mayores de este año en Japón. La apreciación del yen frente al dólar estadounidense y el euro durante el último año se unió al descenso de las ventas, una circunstancia que afectó especialmente a la caída de ingresos en las divisiones de maquinaria industrial, semiconductores y pantallas planas.