Grifols se desplomó hoy un 9,89% al cierre de la sesión, que situó el precio de sus acciones en 10,3 euros, arrastrada por el recorte de previsiones de su directo competidor en Estados Unidos, Baxter, lo que ha sembrado las dudas en el sector sobre su evolución y perspectivas.