El G-14, grupo de las grandes inmobiliarias, considera que los pisos acumulan un descenso efectivo de "algo más del 20%" desde comienzos de 2008, con lo que ya han registrado el "grueso del ajuste" previsto.