El primer ministro británico, Gordon Brown, reconoció el jueves que el Reino Unido se halla en una 'situación económica difícil', al tiempo que ha reafirmado que seguirá al mando del país porque es la persona más indicada para afrontar los aprietos económicos. 'Estamos haciendo frente a una difícil situación económica', ha declarado Brown en su conferencia de prensa mensual en Downing Street, en la que ha resaltado que seguirá en su cargo porque es el 'más indicado para ayudar a los británicos a través de estos tiempos difíciles'.