Goldman Sachs obtuvo un beneficio por acción de 4,93 dólares en el segundo trimestre, frente a los 4,78 dólares del año anterior y a los 4,83 previstos.
Los ingresos alcanzaron los 10.180 millones de dólares y el beneficio neto 2.330 millones. En un comunicado, el banco de inversión afirma que las perspectivas de la economía mundial siguen sólidas. Unas favorables condiciones de mercado y la confianza de los inversores sigue siendo el motor de la actividad, explica. El banco estadounidense señaló que el buen recorrido de su negocio de banca de inversión compensó el deterioro en hipotecas y en 'commodities'.