En una jornada donde se han conocido los datos de desempleo y los precios a la producción –que se elevaron a su tasa más alta desde marzo- los futuros americanos operan a escasos minutos de que comience la sesión en positivo. Avances después de que ayer, los inversores americanos saliesen masivamente de compras tras la publicación del Libro Beige de la Fed. En estos momentos, el futuro referenciado al Dow Jones de Industriales gana un 0,16%, el del tecnológico Nasdaq avanza un 0,24%, mientras que, el futuro referenciado al S&P 500 suma un 0,19% de revalorización.
Wall Street mantiene el tono positivo con la que cerró la jornada precedente a pesar de conocerse el incremento de los precios a la producción que subieron un 0,9% en mayo, lo que sitúa el dato interanual en el 4,1%. El mercado esperaba una subida del 0,6% mensual. Antes de la apertura, también se conoció que las solicitudes iniciales de desempleo alcanzaron las 311.000 durante la semana pasada, por debajo de las previsiones. Los inversores permanecerán atentos, además, al Índice Fed de Filadelfia y a la audiencia pública sobre préstamos hipotecarios que celebrará la Reserva Federal. En el plano empresarial, dos valores financieros centran la atención del mercado. Goldman Sachs y Bears Stearns que presentaron sus cuentas antes del toque de campana. Goldman Sachs anunció que obtuvo un beneficio neto de 2.330 millones de dólares en el segundo trimestre del año, un 1% más que en el mismo periodo del año anterior, mientras que sus ingresos cayeron un 1% hasta los 10.180 millones. Entre tanto, Bear Stearns, informó de que su beneficio neto del segundo trimestre de 2007, incluyendo la carga, fue de 362 millones, mientras que sin incluir la carga fue de 486 millones de dólares, un 10% menos que los 539 millones del segundo trimestre de 2006. El beneficio por acción (BPA) registrado de 2,52 dólares en el segundo trimestre, lo que supone un descenso del 32% con respecto a los 3,72 dólares por acción del segundo trimestre de 2006.