Goldman Sachs (GS) está a punto de finalizar un plan para reestructurar un vehículo de inversión estructurada de US$7.000 millones anteriormente gestionado por el fondo Cheyne Capital, ha informado este martes el diario Financial Times. Goldman lo hará subastando los activos de Cheyne para crear un precio transparente y luego establecerá un nuevo vehículo fuera de su balance para comprarlos, señala el periódico.