Goldman Sachs espera ahora una recesión económica en EEUU en 2008, con caídas en el Producto Interior Bruto (PIB) durante el segundo y tercer trimestres. Por ello, el banco ha rebajado su previsión para el crecimiento del PIB en 2008 del 1,8% que estimaba anteriormente al 0,8%. La razón es que considera que los males que aquejan al sector inmobiliario seguirán afectando a la economía real, al mercado laboral y a los mercados financieros. Asimismo, bajo el prisma de una recesión económica, Goldman Sachs ha revisado a la baja su previsión de caídas de precios en el mercado inmobiliario hasta una horquilla de entre el 20% al 25%, frente al 15% esperado anteriormente.
El banco de inversión estadounidense Goldman Sachs afirma que los últimos datos macroeconómicos, especialmente el último informe de empleo, sugieren que la economía de Estados Unidos se encuentra en recesión o entrará en ella de forma inminente. El último informe de coyuntura de la entidad pronostica que la economía estadounidense sufrirá una modesta contracción hasta finales de 2008 para recuperarse de manera gradual en 2009. En concreto, las nuevas estimaciones de la firma de Wall Street indican que el crecimiento del PIB de Estados Unidos en 2008 se situará en el 0,8%, frente al 1,8% previsto anteriormente, mientras que pronostica que la tasa de paro, actualmente en el 5%, llegará a alcanzar el 6,25%. Asimismo, bajo el prisma de una recesión económica, Goldman Sachs ha revisado a la baja su previsión de caídas de precios en el mercado inmobiliario hasta una horquilla de entre el 20% al 25%, frente al 15% esperado anteriormente. Por otro lado, el documento prevé que el gasto de los consumidores probablemente registrará un ligero descenso, aunque apuesta porque éste será de menores proporciones que el experimentado en 2001. Casi todas las apuestas hablan de recesión en Estados Unidos Desde diferentes ámbitos económicos, las diversas previsiones elaboradas por diferentes instituciones económicas apuestan de manera clara porque la economía estadounidense ha entrado o entrará en recesión en el presente año. En concreto, el Foro Económico Mundial, conocido también como Foro de Davos, advierte en su último informe sobre riesgos globales sobre el riesgo de que la economía estadounidense entre en recesión en los próximos doce meses y pronostica a más largo plazo que las presiones sobre el dólar pueden presagiar el final de un periodo de hegemonía económica a nivel mundial. Asimismo, la organización muestra que los economistas consultados se encuentran divididos acerca de si la demanda interior de los mercados asiáticos podría tomar el relevo como motor de la economía global. Por su parte, el banco de inversión estadounidense Merrill Lynch afirma en su último informe de coyuntura que la recesión de la economía de Estados Unidos ya no es un pronóstico, sino una realidad, especialmente tras los datos del último informe de empleo del país publicado el pasado viernes. En este sentido, Merrill Lynch apunta que, en el caso de encontrarnos ante una recesión típica de final de ciclo, éstas suelen durar en torno a diez meses y suponen una corrección típica de alrededor del 60% en el índice S&P, aunque el documento apunta que el proceso anejo del estallido de una burbuja inmobiliaria de las dimensiones de la experimentada en EEUU puede prolongar el periodo de transición. En concreto, y bajo el patrón de una recesión estándar, Merrill Lynch indica que el proceso de contracción podría llegar a su fin a finales del verano, mientras la parte más baja del ciclo podría verse entre mayo y junio, y representar una caída de dos puntos porcentuales en el crecimiento del PIB real. Por su parte, desde la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) no existe consenso respecto a la entrada o no en recesión de la economía del país, e incluso se han llegado a dejar entrever estimaciones más cercanas a la definición de estanflación, un proceso en el que coexisten un elevado desempleo, estancamiento económico y una persistente inflación. En este sentido, el gobernador de la Reserva Federal de Filadelfia y miembro alterno del consejo de política abierta de la Reserva Federal (Fed), Charles I. Plosser, reiteró el pasado martes sus previsiones de que la economía de EEUU experimentará varios trimestres de estancamiento o escaso crecimiento en 2008, mientras que aumentan los riesgos relacionados con las presiones inflacionistas. Por el contrario, su homólogo de la Reserva Federal de San Luis, William Poole, quien si forma parte de manera permanente del Comité de la Fed, afirmó hoy que todavía es demasiado temprano para afirmar que la economía de Estados Unidos entrará en recesión e incluso auguró que 2008 "será un año de crecimiento" al tiempo que recordó que los analistas económicos prevén un menor ritmo de crecimiento en los seis primeros meses del año, mientras que la economía se acelerará en la última mitad del ejercicio. La Fed bajará los tipos hasta el 2,50% en 2008 En cuanto a la política monetaria de EEUU, Goldman Sachs anticipa que la Reserva Federal (Fed) acometerá sucesivos recortes de los tipos federales a lo largo del presente ejercicio para aliviar las tensiones crediticias y estimular el crecimiento de la economía. En concreto, el informe apuesta por una drástica reducción de medio punto porcentual de los tipos de interés en la próxima del Comité de Política Abierta del 29 y 30 de enero, para sucesivamente llegar hasta una tasa del 2,50% al finalizar el ejercicio. Por su parte, Merrill Lynch indicaba que la Fed suele afrontar los periodos de recesión con un recorte de alrededor de 4 puntos porcentuales, aunque al mismo tiempo advertía de las posibles secuelas de que se produzcan nuevas burbujas de créditos y de activos.