Goldman Sachs mantiene su calificación de 'neutral' para el sector financiero europeo, apoyado por los fundamentales pero lastrado por la previsible reducción material de los ingresos por créditos en la segunda mitad de 2007. En un informe, el banco de inversión indica que los bancos han estado un 6,8% por debajo del mercado en lo que va de año (hasta 14 de agosto) frente al 6,3% de las aseguradoras e indican que los primeros están más expuestos a las turbulencias del mercado y a la evolución del mercado del crédito. Entre otros riesgos para el sector, Goldman destaca los menores ingresos por operaciones con acciones, aumento de morosidad y mayores costes de financiación bancaria. 'Ha habido un significativo incremento en los costes de financiación bancaria en las últimas cuatro semanas, que si permanece, podríamos ver un efecto negativo en los márgenes si no se pasa a los clientes', indica en su informe, señalando que los mercado más competitivos en banca minorista son los que más van a sufrir la comprensión de los márgenes.