Una "super subida" de los precios del petróleo hasta 150-200 dólares por barril es cada vez más probable en los próximos seis o veinticuatro meses, ha indicado Goldman Sachs. "Creemos que la actual crisis energética podría estar llegando a su punto álgido, ya que la falta de un adecuado crecimiento del suministro cada vez es más claro y tiene como resultado una necesaria racionalización de la demanda en algunas zonas de la OCDE, en particular en Estados Unidos", ha señalado este lunes el banco en una nota.