General Motors y su auditor dijeron que existen dudas significativas sobre la capacidad del fabricante de autos para continuar como una empresa en marcha, informó la empresa en su informe anual a la Comisión de Bolsa y Valores.  En el informe, que fue presentado fuera de plazo, GM señaló que debido a las dudas sobre la continuidad de la empresa por parte de su auditor Deloitte & Touche (Deloitte Touche Tohmatsu International), la compañía obtuvo enmiendas o exenciones para su línea de crédito renovable garantizada de 4.500 millones de dólares, un préstamos a plazo de 1.500 millones y una línea de crédito garantizada de 125 millones.