La compañía automovilística no se acogerá a la protección por bancarrota en las próximas horas, ni en los próximos días, según publica Reuters citando a fuentes cercanas a las negociaciones. Estas mismas fuentes añaden que General Motors podría aplazar su decisión hacia el día 1 de junio, la fecha límite fijada por el Gobierno estadounidense.