General Motors Co. dijo el martes que a primeros de este año devolvió 200 millones de euros del préstamo puente que le concedió Alemania a su filial Adam Opel y que prevé devolver el resto antes del 30 de noviembre.
 La semana pasada, el fabricante estadounidense de automóviles decidió no continuar con su plan de vender sus marcas europeas Opel y Vauxhall al fabricante austro-canadiense de componentes de automoción Magna International  y al ruso OAO Sberbank. La decisión de GM provocó una airada reacción en los sindicatos alemanes, así como en los gobiernos federal y estatales de Alemania, que había hecho presión a favor del acuerdo y que habían ofrecido un amplio apoyo financiero.