El grupo General Motors adelantará efectivo a sus concesionarios en Estados Unidos para que puedan hacer frente a los descuentos derivados del programa de incentivo a la compra de coches, denominado 'dinero por chatarra', que ha puesto en marcha el Gobierno del país.