El gestor de la red de electricidad sueca, Svenska Kraftnät (SvK) se ha comprometido ante la Comisión Europea a no limitar, en caso de congestión interna, la capacidad de transporte disponible para exportar electricidad a los países vecinos a través de interconectores. Con esta iniciativa, SvK pretende resolver las preocupaciones de Bruselas y evitar sanciones. El Ejecutivo comunitario acusó el pasado mes de abril a la compañía sueca de abuso de posición dominante. En concreto, denunció que SvK limitaba la capacidad de transporte disponible para la exportación a través de los interconectares de electricidad situadas a lo largo de las fronteras suecas con el objetivo de atenuar la congestión interna de su propia red.