El grupo General Motors, primer fabricante de automóviles de Estados Unidos y segundo del mundo, confirmó hoy la dimisión del presidente y consejero delegado de la corporación, Richard Wagoner, a petición de la Administración Obama. El propio Wagoner, presidente y consejero delegado de General Motors desde 2000, explicó que responsables gubernamentales le pidieron su dimisión el pasado viernes durante una reunión en Washington. "Eso es lo que he hecho", sentenció. La salida de Wagoner se produce en un momento crítico para la industria automovilística norteamericana, en la víspera de que el presidente Obama anuncie nuevas medidas para garantizar el futuro del sector.